Caspiroleta

Resucité

Posted on: abril 13, 2009

El último draft que tenía para publicar en mi blog en octubre de 2008 pretendía tomar este  fragmento de un libro de Pessoa para desgranarse en una seria de sentimientos encontrados de lo que me pasaba por esos días…

“¡Cuántos somos! ¡Cuántos nos engañamos! ¡Qué mares suenan en nosotros, en la noche de ser nosotros, por las playas que nos sentimos en los encharcamientos de la emoción! Lo que se ha perdido, lo que se debería haber perdido, lo que se ha conseguido y ha satisfecho por error, lo que amamos y perdimos y, después de perderlo, vimos, amándolo por haberlo tenido, que no lo habíamos amado…”

Haber vivido 9 meses de mi vida en Chile no fue fácil, no por el país, no por la gente, no por una relación, no por el trabajo, no por el clima,  (aunque aveces traigo estos factores para justificarme ante los extraños), sino por que el viaje fue un viaje hacia mí misma, y aunque suena exagerado o talvez cliché,  aprendí que se hace necesario controlar las ambiciones, que por más lejos que uno se vaya no va a poder huir de uno mismo, que esperar a cambiar de país, de trabajo, de novio, de casa, de gente  no es garantía de ser felices. (… sobre esta cuestión no quiero detenerme porque todo lo que voy a contar sonará a superación personal, y pues decir que la felicidad va con uno es algo que ya Chopra y nosecuantos más han abordado).

Hubo tres frases importantes que contribuyen a lo que quiero sacar de mí hoy, curiosamente las encontré en avisos publicitarios, las dos primeras en el viaje que hice a Chiloé antes de dejar  Chile y la última en un paseo a Pereira.

“Saber detenerse también es avanzar”. Toyota

Vivo a la velocidad de la web, sino me conecto me siento atrasada, si no estoy online no existo y creo que esa sensación aflora cuando uno pertenece al universo twittero. A veces pienso que he vivido muchas cosas en muy poco tiempo, alguien me dijo hace algunos años que tenía que detenerme, y no quise, “hay unos que van más rápido que yo” y apenas entendí que vivir no es una competencia con otros ni siquiera con el uno mismo que aveces inventamos, por eso había que frenar, arreglar el carro antes que cualquiera tenga que remolcarlo a uno. Frenar es aprender a decir NO, no quiero, no puedo, gracias. Confieso que esto me ha costado mucho.

“Para los que no buscan un trabajo sino que lo eligen”. Universidad de los Lagos

So pena de pasar por arrogante, he contado con la fortuna de poder elegir un trabajo entre varios, y así fue para Chile, yo elegí estar ahí, vivir ahí, viajar ahí cuando podría haber estado en otros lugares del mundo. En últimas la vida es eso: elecciones, deciciones -sin adejtivos calificativos-. Cuando uno se da cuenta el poder que implica elegir no hay vuelta atrás, (en cualquier momento comeré mierda por haber elegido escribir esta arrogancia), pero no saben lo que significó para mí, en medio de mi desasosiego empezar a valorar (por fin) el hecho de elegir y no sólo ser elegida.


“Un futuro exitoso se basa en un pasado olvidado”

Si bien el pasado no va a desaparecer, sí podemos restarle importancia. Aprendí que las cosas no se borran, hay que aprender a convivir con ellas o a ignorarlas. Sonará medio esquizofrénico pero no sé si recuerdan que en la película A Beautifull Mind, Jhon Nash decide ignorar la presencia de esas voces y esos personajes que lo turbaban, bueno, pues así se hace con el pasado que nos molesta, y no hablo del pasado de meses, sino del pasado que viene desde la infancia… desaparece hasta que nosotros decidamos.

Es curioso que hayan sido 9 meses los de mi vida en Chile, suene como suene siento que fue una gran gestación, con mareos y vómitos y sobretodo antojos, pero como en todo embarazo ahora siento mucha alegría de todo lo que pasó.

Alguien me dijo que era raro que la última vez yo hubiera publicado uno de mis poemas en este blog,  ¿se te cruzaron los cables? me preguntaron,  y pues ya no se me cruzaron los cables, se unificaron, y pues uno de mis hilos es la poesía los dejo en la Alcatifa

Alcatifa

Entonces… ví cómo el amanecer se fue tras mis sentidos. Inconclusa y fugitiva rogué a mis futuros muertos un poco de misericordia. Con mesura de ángel avance despierta hacia la tierra jamás prometida, muelles infinitos sostuvieron mi cuerpo de plata, y olvidé montañas, y peces, y la bruma de marzo… caminé sigilosa por recodos innombrables, y ahí, al final de los misterios, me hallé sobre una roca: sostenida, vigilante, sublime… con mis labios apretando mi propio pecho, con mis ojos reflejados en mis ojos, amamantándo el pueril deseo de mi propio vientre.

7 comentarios to "Resucité"

Por razones obvias me gusta mucho esa película, aunque confieso que aún no me identifico tanto con el personaje. ;-)

Dices que “desaparece hasta que nosotros decidamos” cuando hablas del pasado. Creo que más bien es lo que dices justo antes: “las cosas no se borran, hay que aprender a convivir con ellas o a ignorarlas”. Y sí, solo en ese sentido desaparece ese pasado que puede ser tanto doloroso como mágico; pero que al final no deja de ser eso, pasado. ¡Ah pero cómo cuesta trabajo a veces!

Gracias por recordarme. Por cierto, será agradable escucharte tus poemas otra vez.

Que hable el yo egoista, pero sincero: es bueno que al final hayas vuelto, para poder vernos, conocernos y haber echado lora sabroso como aquella tarde.

En cuanto al pasado, pues es bueno tenerlo presente para aprender, y el tiempo borrará las cosas buenas o malas cuando ya ni importen.

Eso si es importante saber que se cuenta con apoyo, y gente que se preocupa por uno. ;-)

Un abrazo.

Graciaaas… abrazos pa’ los dos :-)

Para mí es de vital importancia una frase que se escucha siempre en la voz de algún policía bachiller, en una cabina cualquiera, en la plataforma de una estación del metro, a muchas horas del día, cada que llega un nuevo tren que, próximo a abrir sus puertas, recibe a un tumulto de gente queriendo hacerse paso: “Dejar salir es entrar más fácil”. Cada que la escucho sonrío. Cuando leí las frases que citás, también sonreí.

:D

Susurra la muerte a los oidos, de mi incauto desespero de amoríos, amoríos insomnes, fulgurantes e iletrados que rompen en agustias, entre llanto y cabizbajos.
Quiero volar como ave de rapiña, sin depredadores ni esfuerzos por cazar;
quiero darte gracias por esa gota de sapiencia, que tu experiencia a dotado a mi pasar.

att: yo

jaja sera que algo de lo que dije tiene logica? quizas no.. lo que importa no es la logica, un verso no es logico, solo es eso .. un verso, un sentimiento que trasciende e intenta con esfuerzo tomar forma con palabras!.

tenemos que tomarnos un cafe y charlar un poco un dia de estos despues de tu clase.

pd. kamikaze

hola tengo 17 años estoy estudiando el bachillerato, pero quiero irme a chile y si puedo seguir estudiando haya, sera que alguno me puede dar indicaciones o consejos sobre la ida y la vida haya por favor, mi correo es kikom2009@hotmail.com por favor mensajes en facebook ! gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Espíame en

- Linkedin
- Delicious
- Flickr
- Found
- Unvlog
- Twitter
- Vox
gtalk: mollyparker
skype: mollyparker

Comunidad Colombiana de Usabilidad

a

Flickr Photos

El cielo de Boyacá

Alto del Ángel

El cielo de Boyacá

El puente de Boyacá

Más fotos

Mis delicias

Contando

  • 177,660 en la fila
A %d blogueros les gusta esto: