Caspiroleta

Casi nunca me como todo lo que pido en un restaurante. Siempre dejo la mitad de algo en mi plato, y este jueves no fue la excepción, 5 alas de pollo (cuyo costo servirían para darle de comer a toda una familia) y yo dejaba las papas, y una ala “porque no podías más”, “por que me duele”, “porque mi colon”… justo después de pagar en la salida del establecimiento: un niño de 7 años, pálido, ojeroso, con una bolsa de choco-brake a la mitad.

– ” Señora, ¿me colabora? es que me toca trabajar para comprar el uniforme”.

¿Cuánto cuestan?
– Lo que quiera darme…

¿Ya comiste?
-No

Esperáte que yo no me comí todo, ¿Querés?
-Uy, muchas gracias

Se iluminaron sus ojos. Regresé afanada al local, fui a buscar mi plato, pedí que me lo empacaran. Esperé afuera para hablar con el niño:

¿Desde qué hora estás trabajando?
– Desde las 6 (Eran las 11.:00 p.m.)

¿Y por que es que estás trabajando?
Pues la verdad estaba trabajando pa’ comprar el uniforme, pero ayer mataron a mi tío en el barrio, así que hoy estoy trabajando pa’ ver cómo lo enterramos. Y si no consigo harta plata pues me quedo sin uniforme y no me dejan entrar, me dieron plazo hasta el lunes.

Me mira fijamente, con una cara de lágrima contenidas. Traga grueso. Le creo.

¿Pero que le pasó a tu tio?
– Pues el finde semana pasado unos señores le regalaron unos tenis por aquí (Zona T de Bogotá),  el llegó con ellos al barrio donde vivimos  y pues por robárselos… lo mataron. Le pegaron una puñalada aquí (señala el cuello, el delgado cuello, con las venas transparentes)

¿Y vos dónde vivís?
-En Colombia

No importa si es el centro, el sur, el occidente, si es Bogotá, o Medellín, o Cali, es Colombia, la Colombia partida en 2, de quienes comen y desperdician y de quienes no tiene para comer ni para enterrar a sus muertos. No me interesa plantear el inagotable discurso sobre desigualdad social, ni tampoco hacer una propuesta lastimera para resolver el asunto que ignoramos con un “no tengo monedas”, me interesa que PENSEMOS para votar este fin de semana, que aprovechemos la oportunidad para cambiar de rumbo, nadie asegura que todo esto va a estar mejor, pero ese es el riesgo de ELEGIR,  démonos la oportunidad de apostarle a un cambio de paradigma no importa el color que lo cobije, apostémosle a la diferencia, a probar nuevas alternativas para que vivir en esta país sea más justo para todos.

Cuando cumplí 25 años recibí de un gran ser humano un increíble regalo: TODOS los libros de usabilidad  que me había leído fotocopiados o prestados o descargados de internet. Exceptuando el de Usability Engineering.

El primer libro que me leí de usabilidad fue: Usabilidad para la Web de Jakob Nielsen  prestado por @carloscaicedo. Como tenía prohibido fotocopiarlo saqué resumenes en una pequeña libretas que inexplicablemente desapareció de mi casa. Recuerdo que fui demasiado ñoña, saqué cuadros sinópticos, mapas conceptuales, porque debía aprender eso para “trabajar con ellos”, me encantó el tema y de ahí quedó la inquebrantable FE a la facilidad de uso.

Después me prestó Arquitectura de Información para la Web, ese sí lo fotocopié en secreto para poder rayarlo. Ahí aprendí que las personas más adecuadas para sacar arquitecturas éramos los periodistas, y no porque lo dijera literalmente sino porque en el libro encontraba referentes similares a la forma en que te enseñan el arte de escibir para los medios, contextualización, etiquetado y rotulado, obviamente con diferentes fines, y lo más importante, a establecer jerarquías, a identificar lo más importante a lo menos importante, a armar nuestros propios árboles (narrativos-denavegación), hubiera parecido que no era nada nuevo hasta que se entiende el medio y sobretodo se hace conciencia del usuario.

Tiempo después cuando tomé la electiva de HCI en la U, la primera lectura que nos dejaron fue un capítulo fotocopiado de “Design of Everyday things” de Donald Norman, leída con diccionario, saqué las copias pertinentes y confieso que siempre me costó entender lo del “mapping” en interfaces. Por supuesto ahí tenía que empezar la obsesión por analizar la usabilidad de TODAS las cosas, los interruptores, las manijas, los vasos, los muros!! y fue super importante entender que la usabilidad es el sexto sentido: el sentido común, y que muchos de los diseñadores lo perdemos pierden por concentrarnos en un modelo conceptual único sin pensar en la multiplicidad de usuarios y los contextos de uso.

Con el tiempo vendría un viaje al CHI2005 y ahí frente a el stand promocional de Morgan Kauffman me preguntaba qué libro debería comprar, un chileno se acercó y me y dijo que “Usability Engineering” era bueno para empezar…. ahí extracté las bases para desarrollar mi tesis de grado y comprender cómo llevar a cabo test heurísticos y test de usuarios, además a cómo medir el asunto y porqué era importante la usabilidad en los procesos de diseño.

En ese mismo viaje compre “The language of New Media” y “Writing Machines“, libros absurdamente teóricos que POR FIN conectaban, de una forma más explícita, mis ciencias de la comunicación con las de la computación, aunque son hermanitas, y lo sabíamos, ahí tenía que encontrar entre las narrativas y el análisis social de este proceso, desde de los medios cinematográficos a las narrativas de los medios dgitales. Sonaré muy ñoña, pero para mi fue un honor conocer a Katherine Hayles una mujer que en Writing Machines se adelantaba a todo aquello que hoy vivimos con el Kindle y el Ipad. Así mismo comparto con ella la visión de qué el libro no va a desaparecer solamente se reconfigura, en su forma, a los lenguajes multimedia.

Cuando ya había terminado mi tesis un día apareció @cavorite con una nueva adquisición “Interaction Design” la biblia del Diseño de Interacción, un libro bastante estructurado y detallado para entender mejor el proceso  en todos los níveles, no sólo de interfaces gráficas de usuario sino también de interfaces físicas. Con ejercicios, tareas, algo bastante útil para enseñar. Agradezco que cavorite lo haya dejado como herencia…. involuntaria :-)

Bueno y de “The Elements of User Experience” y “Don’t Make Me Think” son las bases esenciales que leí descargados de internet pero que ya tengo para que no me digan “pirata”.

Y ya, eso fue todo lo que motivó mi simple robo.to que no supe cómo carajo insertar en wp porque el html se me come el div.

Debo decir que ha sido un año en el que conseguí todo lo que me propuse, menos dejar de trabajar(tanto) y hacer deporte. Fue el año en el que aprendí a decir:  No, gracias y a asumirlo.

Aquí un resumen clásico de mis resúmenes anuales:
Ver 2005, Ver 2007

Los propósitos cumplidos

– Aprendí a cocinar una cena, un postre, y harinitas.

– Aprendí a conducir automóvil (estoy en proceso de sacar la licencia)

– Estuve con mi ahijado en su primer añito, logré que una de sus primeras palabras fuera “Natalia”… mejor “A-ta-ia”

– Pasé mucho tiempo con Flauer y trabajamos juntas como dupla creativa.

– Acompañé a mi abuelita a varias misas.

– Compartí con mi familia y mis primas menores.

– Superé la angustia milenaria de ir de shopping. (gracias Flau)

– Aumenté de peso pero se me fue la mano

– Me pinté y me corté el pelo MUY corto. (en 26 años jamás lo había hecho)

Los Logros inesperados.

– Ser docente Tiempo Completo en el departamento de Diseño Gráfico de Unicauca.

– Trabajar como consultora de usabilidad para terminar los prototipos del rediseño de elpais.com.co (que había empezado en 2006 cuando trabajaba ahí)

– Aprobación de la electiva estrategia web en el programa de Diseño.

– Charla de Usabilidad en Campus Party – Bogotá 2009

– Que por lo menos 4 de mis estudiantes estén hablando de “Diseño Centrado en el Usuario” y que dos estén interesados en Realidad Aumentada :-)

– Trabajar en estrategia creativa para un centro comercial. A la mitad no tenía tiempo para mis prioridades así que dije:  No, Gracias. Pero me divertí.

Las propuestas ¿Me arrepentiré? No, Gracias

– Dos candidatos presidenciales me tuvieron en cuenta para formar parte de su equipo de campaña web….. No, gracias. Aunque trabajé unas semanas con uno que SI me interesaba pero… mejor guardo silencio.

– Tres  empresas se mostraron interesadas en cursos de usabilidad . Primero me ofrecí y después dije: No gracias. Perdí clientes pero gané fuerza interior.

– Me ofrecieron cambiar de país… cambiar de vida… para ser dos,  pero….. me llené de peros.

Los viajes

– Cartagena, Barranquilla, Pereira, Armenia, Cali, Bogotá, y Santiago de Chile. No pude ir al Festival del Porro en San Pelayo :'(

Los olvidos y pérdidas

A la primera semana de haber llegado dejé botado mi maletín con portátil y papeles en un Centro Comercial.  Afortunadamente lo recuperé.

– Tuve que tomar unos medicamentos cuyas 20 pastillas costaban U$100. Compré la cajita, me fui a comer empanadas y se cayeron de mi bolso.  Las encontréa media noche en un basurero con la ayuda de un reciclador.

– Me fui a rumbear y se me perdió la billetera.

– Una vez llegué a una clase y empecé a llamar lista sin darme cuenta que ese no era el salón.

Anoche me robaron mi bolso, fue un descuido en un establecimiento público de caracter salsero. En él tenía mi billetera, las llaves de la casa y un nokia 1100 que ya merecía pasar a mejor vida. Aunque no perdí dinero, y aunque sé que sacar los papeles nuevamente me demandará mucho tiempo, el sujeto que se robó mi billetera realmente se llevó pequeños pedazos de mi adolescencia, fragmentos de viejos amores y algunos papelitos pequeños con anotaciones de un gran valor sentimental. Es curioso que siendo una persona tan descuidada (lo confieso) jamás se me hubiera perdido antes un bolso o mi adorada billetera, y que siendo tan “cositera” jamás guardará en otra parte las cosas que aquí nombraré:

– Un pic de guitarra que me regaló mi primera traga del colegio, para variar, era un pseudomúsico que tocaba en un grupo de rock, en medio de nuestra cursilería me dejó toda una semana con el pic para que le diera energía en su siguiente toque. Luego del toque (excelente por supuesto) me regaló el pic, y con él una de las historias más lindas y largas  de mi amistad y afecto.

– Las llaves del corazón de un ex amor… (clov)… una significativa representación simbólica de “posesión” , claro que meses después me cambió la chapa. Yo conservaba esa llavecita como uno de esos gestos bonitos de la postadolescencia que me pareció bastante significativo en su momento. Ver la llave siempre me sacó una sonrisa.

– Una flor en cable patchcore, el primer niño geek que me pretendió solía dejarme florecitas de alambres de colores sobre el escritorio del que en ese entonces era mi trabajo: monitora de contenidos web, lamento que nunca hubiera pasado nada con él porque era uno de esos seres humanos que realmente valían la pena. Ahora es un gran amigo y un colega de Interacción Humano Computador (claro que siempre quedó pendiente la interacción humano-humano)

– Una tarjetica de 2×2 que decía: “Me gustas, ¿Algo que decir?”, siempre esperé a quién entregársela, tenía un muñequito con una flor y los cachetes rojos.

– Dos láminas jet la de una gallina y una nutria, mis dos animales favoritos.

– Tres estampitas de la virgen regaladas por mis padres por cada viaje internacional que realicé y una estampa del Santo Ecce Homo cuando me fui a vivir lejos. (Yo no creo mucho en estas cosas pero sí en las intenciones de los demás y las guardo con mucho cariño).

– Una frase en un papelito de cuaderno cuadriculado que un día me llegó a mi puesto del salón:  “Natalia, sepa usted que ha venido muy linda hoy a clase, disculpe el atrevimiento”. (Hasta ahora ni idea quién fue)

– La estampa con la novena de confianza a María Auxiliadora, que es en lo único que por ahora creo y supongo que talvez por eso mis papeles volverán a mí. (la conservaba desde los 13 años)

– Una foto de mi mejor amiga y una foto de mi ahijado.

– Dos stickers de la manzanita de apple

– Un sticker de twitter que me regaló Felipe en Santiago.

Con los días me iré acordando de más cosas que allí tenía… no sé, pero después de leer este listado creo que ya era justo  despegarse de ciertas cosas, talvez esta pérdida es  una lección, tal vez.

Descalza en Unam

con los pies en la tierra - México 2006

La verdad me considero una ambientalista no practicante, aunque hago cositas pequeñas, creo que podría hacer muchas más si dejara la pereza.

Aquí algunas…

  1. Lleno pequeñas botellas de agua y las pongo en la cisterna del inodoro, así al descargarlo, es la misma presión del tanque lleno, pero se puede ahorrar por lo menos un litro cada vez.
  2. No tolero que corra el agua sin que nadie la use, sobre todo para lavarse los dientes o los platos. (Creo que debería ser más prudente en la ducha porque tardo horas con el agua corriendo)
  3. Ocasionalmente, pero muuuy ocasionalmente, cuando estoy lavando ollas o platos hondos, la segunda agua antes de juagar la pongo en un balde grande y con eso riego las matas :-)
  4. Intento usar el ascensor sólo para subir o bajar más de 5 pisos.
  5. Utilizo desodorante en envase de vidrio y roll-on. Hasta ahora sólo conozco los de marca “Nivea”.
  6. En Chile solíamos llevar nuestras propias bolsas plásticas para las compras en almacenes de cadena. (Creo que ahora en Colombia Carrefour vende bolsas de tela con su marca para tal fin)
  7. Gracias a la sugerencia de una ex-compañera de apto, a veces, al comprar frutas o verduras en el súper, las pesábamos sin bolsa y luego las metíamos todas en una sola, de tal manera que nos librabamos de usar tanto plástico. (Recuerden pedir que peguen todos los stickers con el precio en orden, para que la cajera no se confunda)
  8. Intento utilizar fondos de pantalla negros para que gaste menos energía.

A propósito del día de la tierra, gracias a una amiga que estudia ingenieria ambiental comencé a entender el concepto de Reciclaje. Una cosa es separar las basuras para que sea más fácil si gestión y otra, es hacer que algunos productos (empaques sobretodo) después de usados vuelvan a reutilizarse,;llevar las bolsas al super es reciclaje, utilizar los frascos o tarros de plástico para otros fines en la cocina es reciclaje… comprar ropa usada es reciclaje.

Y ya… por ahora no recuerdo más.

Etiquetas: , ,

El último draft que tenía para publicar en mi blog en octubre de 2008 pretendía tomar este  fragmento de un libro de Pessoa para desgranarse en una seria de sentimientos encontrados de lo que me pasaba por esos días…

“¡Cuántos somos! ¡Cuántos nos engañamos! ¡Qué mares suenan en nosotros, en la noche de ser nosotros, por las playas que nos sentimos en los encharcamientos de la emoción! Lo que se ha perdido, lo que se debería haber perdido, lo que se ha conseguido y ha satisfecho por error, lo que amamos y perdimos y, después de perderlo, vimos, amándolo por haberlo tenido, que no lo habíamos amado…”

Haber vivido 9 meses de mi vida en Chile no fue fácil, no por el país, no por la gente, no por una relación, no por el trabajo, no por el clima,  (aunque aveces traigo estos factores para justificarme ante los extraños), sino por que el viaje fue un viaje hacia mí misma, y aunque suena exagerado o talvez cliché,  aprendí que se hace necesario controlar las ambiciones, que por más lejos que uno se vaya no va a poder huir de uno mismo, que esperar a cambiar de país, de trabajo, de novio, de casa, de gente  no es garantía de ser felices. (… sobre esta cuestión no quiero detenerme porque todo lo que voy a contar sonará a superación personal, y pues decir que la felicidad va con uno es algo que ya Chopra y nosecuantos más han abordado).

Hubo tres frases importantes que contribuyen a lo que quiero sacar de mí hoy, curiosamente las encontré en avisos publicitarios, las dos primeras en el viaje que hice a Chiloé antes de dejar  Chile y la última en un paseo a Pereira.

“Saber detenerse también es avanzar”. Toyota

Vivo a la velocidad de la web, sino me conecto me siento atrasada, si no estoy online no existo y creo que esa sensación aflora cuando uno pertenece al universo twittero. A veces pienso que he vivido muchas cosas en muy poco tiempo, alguien me dijo hace algunos años que tenía que detenerme, y no quise, “hay unos que van más rápido que yo” y apenas entendí que vivir no es una competencia con otros ni siquiera con el uno mismo que aveces inventamos, por eso había que frenar, arreglar el carro antes que cualquiera tenga que remolcarlo a uno. Frenar es aprender a decir NO, no quiero, no puedo, gracias. Confieso que esto me ha costado mucho.

“Para los que no buscan un trabajo sino que lo eligen”. Universidad de los Lagos

So pena de pasar por arrogante, he contado con la fortuna de poder elegir un trabajo entre varios, y así fue para Chile, yo elegí estar ahí, vivir ahí, viajar ahí cuando podría haber estado en otros lugares del mundo. En últimas la vida es eso: elecciones, deciciones -sin adejtivos calificativos-. Cuando uno se da cuenta el poder que implica elegir no hay vuelta atrás, (en cualquier momento comeré mierda por haber elegido escribir esta arrogancia), pero no saben lo que significó para mí, en medio de mi desasosiego empezar a valorar (por fin) el hecho de elegir y no sólo ser elegida.


“Un futuro exitoso se basa en un pasado olvidado”

Si bien el pasado no va a desaparecer, sí podemos restarle importancia. Aprendí que las cosas no se borran, hay que aprender a convivir con ellas o a ignorarlas. Sonará medio esquizofrénico pero no sé si recuerdan que en la película A Beautifull Mind, Jhon Nash decide ignorar la presencia de esas voces y esos personajes que lo turbaban, bueno, pues así se hace con el pasado que nos molesta, y no hablo del pasado de meses, sino del pasado que viene desde la infancia… desaparece hasta que nosotros decidamos.

Es curioso que hayan sido 9 meses los de mi vida en Chile, suene como suene siento que fue una gran gestación, con mareos y vómitos y sobretodo antojos, pero como en todo embarazo ahora siento mucha alegría de todo lo que pasó.

Alguien me dijo que era raro que la última vez yo hubiera publicado uno de mis poemas en este blog,  ¿se te cruzaron los cables? me preguntaron,  y pues ya no se me cruzaron los cables, se unificaron, y pues uno de mis hilos es la poesía los dejo en la Alcatifa

Alcatifa

Entonces… ví cómo el amanecer se fue tras mis sentidos. Inconclusa y fugitiva rogué a mis futuros muertos un poco de misericordia. Con mesura de ángel avance despierta hacia la tierra jamás prometida, muelles infinitos sostuvieron mi cuerpo de plata, y olvidé montañas, y peces, y la bruma de marzo… caminé sigilosa por recodos innombrables, y ahí, al final de los misterios, me hallé sobre una roca: sostenida, vigilante, sublime… con mis labios apretando mi propio pecho, con mis ojos reflejados en mis ojos, amamantándo el pueril deseo de mi propio vientre.

Temblor, terror, temor…

Un grito y nadie,

nadie que avanza

nadie que mira

nadie que habla

nadie.

Abstracciones, retracciones, decepciones

una mujer,

un vientre,

un pez boca arriba

¿Alguien ahí?

Silencio

“Dos terrones”

Cosas que pasan y traspasan

¿Y él?,

¿y ella..?

Sola

Solos,

Soledad compartida de sospechosa procedencia

Tribulación inconsistente

Meditación insana

Pitos, gritos, llanto

¿dolor y suerte?

¿amor y muerte?

un barco

un salto

un santo

¿voy y vuelvo?

Dios verá.

Espíame en

- Linkedin
- Delicious
- Flickr
- Found
- Unvlog
- Twitter
- Vox
gtalk: mollyparker
skype: mollyparker

Comunidad Colombiana de Usabilidad

a

Flickr Photos

El cielo de Boyacá

Alto del Ángel

El cielo de Boyacá

El puente de Boyacá

Más fotos

Mis delicias

Contando

  • 172,055 en la fila
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.